¡Síguenos!
Foto del Perfil

5 posiciones de strech que podrás implementar fácilmente en tu rutina.

Hay muchas maneras y herramientas para realizar tus rutinas de estiramiento, pero en esta ocasión te ofrecemos cinco posiciones de estiramiento que puedes implementar en tu rutina fácilmente, con la ayuda de una pared en casa, para beneficio de tu cuerpo.

Postura del niño: Es la postura de descanso, ideal tras finalizar poses invertidas como parada de manos o de cabeza o secuencias de movimientos.

Inhala y exhala. Estira la parte baja de la espalda, mientras te encuentras consciente de la respiración, que se concentra en la parte posterior de los pulmones.

Baja lentamente y sentirás cómo se alivia y estira la espalda, recupera el ritmo de la respiración, relájate y conéctate de nuevo con tu realidad (el mundo al derecho). Permanece así el tiempo que consideres necesario. 

Postura del arado:Comienza a partir de la parada de hombros.

Es importante que los pies toquen el piso, atrás de la cabeza, de lo contrario no la hagas ya que pondrías todo el peso en el cuello.

Si los pies no alcanzan a tocar el suelo, para sostenerlos usa una silla en la parte posterior de la cabeza. Esta postura ayuda a abrir espacio entre las vértebras. Postura del delfín Es la preparación para la parada de cabeza. Se deben poner de manos y rodillas.

Entrelaza los dedos de las manos para hacer una especie de almohadilla que sirva de soporte para recostar la cabeza.

La corona de la cabeza sobre el piso. Los codos deben mantenerse a la distancia de los hombros, no más abiertos. Los hombros lejos de las orejas. Presionando los antebrazos hacia el piso y con firmeza en los abdominales empieza a subir las rodillas y a empujar las caderas hacia atrás.

Postura del perro: Con los pies contra la pared Inhala y, presionando las manos sobre el tapete, arquea un poco la espalda (así fortalece los abdominales) para llevar la pierna izquierda atrás hasta que se encuentre con la otra.

Después, empuja las caderas hacia arriba y los cuadriceps hacia atrás, llevando los talones al piso. Exhala, inhala y exhala, presionando las manos hacia el tapete y los talones hacia el piso.

El borde de éstos debe quedar tocando la pared.

Postura del puente: Los pies están a la distancia de las caderas, en frente de los glúteos.

Al presionar los pies hacia abajo, levanta la pelvis y las caderas.

Los brazos van relajados al lado de las caderas o con las manos entrelazadas. La mirada, al ombligo o la pelvis. Se mejora el fluido de la sangre al corazón, se fortalecen glúteos y piernas y se expanden el pecho y el corazón para generar una respiración y postura óptimas.

¿Te gustó este artículo? Compártelo


Califícalo

Queremos saber tu opinión