¡Síguenos!
Foto del Perfil

Aprende a dejar ir

Lo seres humanos estamos en proceso de renovación constantemente. Necesitamos realizar cambios en nuestra vida para crecer, evolucionar y transformarnos, pero muchas veces no sabemos cómo hacerlo. ¿Cómo cambio? ¿Por dónde empiezo? 

Los cambios no siempre son rápidos, llevan tiempo y se van dando por pasos. Antes de hacer cualquier cambio en nuestras vidas, es importante que nos detengamos a pensar un poco en todo lo que necesitamos para poder dar ese gran paso.

Aprender a soltar, liberarnos del pasado es uno de los primeros.
No podemos vivir el presente, el aquí y ahora en plenitud si estamos en el continuo recuerdo, en la añoranza de eventos que ya sucedieron. Liberarnos del pasado nos deja suficiente energía para nuestra renovación, para aquellos cambios que necesitamos para seguir avanzando.

¿Cómo aprendemos a soltar? 

Primero, debemos comprender que es necesario. Es difícil hacernos a la idea de que debemos soltar, no nos agrada porque en nuestro pensamiento implica “perder” algo. Sin embargo, podemos modificar esa percepción y analizar que no “perdemos”, sino estamos aprendiendo para ganar algo diferente.

Aferrarnos es parte de nuestra naturaleza. Generamos lazos constantemente hacia otras personas e incluso hacia objetos, en ocasiones nos hacemos a la idea que siempre estarán con nosotros por el resto de nuestra vida. Nunca nos preparamos para ese momento en el que tendremos que dejar ir. Por ello la importancia de entender que todos son cambios, ciclos y que estamos en continuo movimiento.

Piensa que tú eres la única que determina y tiene el poder de decisión sobre su propia vida, si tú misma no te llevas a dónde quieres llegar, nadie más lo hará por ti. Tú eres quien se va construyendo a sí misma.

Es muy importante que valores y aprendas a soltar lo que te mantiene estática en un mismo punto y no te está permitiendo crecer y formarte nuevas experiencias. La experiencia es conocimiento que te ayudará a apreciar mucho más cada momento de tu vida.

Aprender a soltar no significa olvidar. Únicamente es cambiar, utilizar lo que en su momento nos ha marcado y aprender de ello para guiarnos hacia una transformación positiva que nos volverá más resilientes, es decir, mucho más capaces de enfrentar las adversidades y desde luego, dejar ir lo que no alienta nuestro crecimiento.

Libérate, deja ir y renuévate.

¿Te gustó este artículo? Compártelo


Califícalo

Queremos saber tu opinión