¡Síguenos!
Foto del Perfil

Evita vivir con inflamación

Sentirse inflamada y con una sensación de saciedad excesiva después de cada comida es una situación que ocurre frecuentemente en mujeres, generalmente en la adolescencia o a principios de la vida adulta.

Son muchos las causas que pueden provocar los síntomas de este trastorno. Más que una enfermedad grave, es un problema causado por desórdenes en los hábitos alimenticios y de nuestra vida diaria. A continuación te presentaremos una serie de posibles causas a esta molestia estomacal:

Intolerancia a la lactosa: Este fenómeno se debe a la inhabilidad de nuestro cuerpo para digerir la lactosa (azúcar presente en todas las leches provenientes de los mamíferos), debido a que no hay suficiente enzima lactasa en el intestino delgado para romper toda la lactosa consumida.

La sensibilidad a la lactosa varía en cada persona, dependiendo de tu nivel de intolerancia, puedes reducir el consumo de lácteos a media taza diaria o sustituirlo por productos de soya.

Enfermedad celíaca: Es un trastorno del sistema inmunológico que no permite la adecuada digestión del gluten. Ésto provoca un daño en el recubrimiento del intestino delgado, que a su vez impide la apropiada absorción de vitaminas, minerales y otros nutrientes. Si padeces de esta enfermedad, evita alimento que contengan gluten como panes, pastas, centeno, cebada y otros cereales derivados.

Comer en exceso puede ser otra de las razones por las que tu intestino se inflame, debes comer con moderación y lentamente. Evita alimentos y bebidas que estimulen los intestinos, como la cafeína, el té o bebidas carbonatadas, así como masticar chicles o chupar caramelos.

Te recomendamos incrementar la fibra en tu dieta cambios en la alimentación pueden ayudar a combatir este problema, sin embargo, no se puede recomendar una dieta específica debido a que cada organismo es diferente.

Deglución de aire: éste se genera por un hábito nervioso que provoca que los intestinos se compriman o se contraigan más. Para reducir la ansiedad y ayudar a aliviar los síntomas te recomendamos practicar algún deporte y dormir de 6 a 8 horas.

Si las molestias persisten aun cuando hayas cambiado los hábitos posibles de la causa, es importante que consultes a tu médico.

¿Te gustó este artículo? Compártelo


Califícalo

Queremos saber tu opinión